El cordobés Andrés Piazza clausuró el Foro Mundial para la Gobernanza de Internet en México

Por primera vez en la historia, un argentino estuvo entre los oradores elegidos para la ceremonia de clausura del Foro Mundial para la Gobernanza de Internet (IGF, por su sigla en inglés), cuya edición 2016 se cerró el pasado viernes en México, organizado por la ONU. Y se trató de un abogado cordobés. Se llama Andrés Piazza, Director Ejecutivo de LACTLD, entidad que nuclea a las organizaciones de dominios de Internet de nivel superior geográfico para América Latina y el Caribe.

Piazza fue designado por la ONU y los organismos internacionales que participaron del IGF que se desarrolló en la ciudad mexicana de Guadalajara.

En tal sentido, el Foro para la Gobernanza de Internet (IGF) es un espacio de diálogo de múltiples partes interesadas sobre cuestiones político-técnicas de Internet. El IGF fue convocado por primera vez en 2005 por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

El IGF de México marcó el cierre de un 2016 que significó el año de graduación de la comunidad global de Internet, ya que el 1 de octubre expiró el contrato que vinculaba al Departamento de Comercio de Estados Unidos con ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números) como operador de las funciones de IANA, la entidad que supervisó, desde el nacimiento de la Red, la asignación global de direcciones IP y otros protocolos fundamentales. Desde entonces, la comunidad global ejerce –por sí misma e involucrando a las múltiples partes interesadas– las funciones de supervisión. Se trata, sin duda, del hito institucional más importante en la historia de Internet.

andres-piazza-igf-2

Durante su discurso, Piazza resaltó la trascendencia de dicha transición:

“La comunidad de Internet, mediante un trabajo intenso e inclaudicable, acercó posiciones, consensuó visiones sobre cómo gobernar funciones fundamentales y logró cristalizar el sueño de ejercer su propia supervisión, en el hito institucional más importante de su corta historia”.

No obstante, remarcó los próximos retos de la comunidad global de Internet: “La transición de la IANA fue un desafío relativamente simple en comparación con los problemas que enfrentamos desde ahora: conectar a los desconectados, mantener los principios fundamentales que ha inspirado internet, y enfrentar a las disrupciones sin perder la condición de herramienta habilitadora para el ejercicio de los Derechos Humanos”.

 

Comentarios


Deja un comentario