Qué sabe Netflix de nosotros y para qué usa nuestros hábitos de consumo audiovisual

Netflix es una plataforma de contenidos audiovisuales que sigue subiendo en su cantidad de suscriptores y ya superó en clientes a los cables en Estados Unidos. Pero, ¿qué hace con la información que le brindamos como usuarios de nuestros gustos e intereses?

Una de las claves del éxito de Netflix es que conoce casi a la perfección qué miran, cuánto tiempo lo miran y qué dejan de mirar sus suscriptores.

La compañía recibe a diario los hábitos de consumo que le permiten determinar por medio de un valioso algoritmo los intereses de sus suscriptores.

La información que le brindamos se puede sintetizar en la hora en la que hacemos una búsqueda, el día, desde qué equipo, lugar, cuál fue la búsqueda, cuánto tiempo tardamos en desinteresarnos por esa búsqueda y más.

Cuando empezamos a visualizar una serie, Netflix analiza cuántos capítulos seguidos vemos, por ejemplo, o cuántas pausas hacemos.

Así logra determinar cuáles son las series, documentales o películas son viables para ofrecernos como recomendaciones similares.

Pero de ahí surge la limitación que este algoritmo se convierte en un “filtro burbuja” donde siempre nos recomienda series o películas similares y nos encierra o invisibiliza contenidos diferenciados y diversos.

El valor comercial de la información que brindamos millones de clientes le permite a Netflix saber de antemano qué producir en contenidos audiovisuales garantizando la respuesta en los gustos populares y masivos de los suscriptores.

Netflix ya sabe qué nos gusta, cuándo miramos y en qué plataforma lo hacemos, entre mucho más datos.

 

Comentarios


Deja un comentario