“Llega un punto que uno dice: que sea lo que Dios quiera”

Entrevista publicada en el periódico Día a Día el 1 de marzo de 2010 | Martín Torrillo busca denodadamente tener noticias de sus tíos y primas, que viven en Renaico, Chile.

01/03/2010

Por Andrés Oliva

La incertidumbre de no saber si tus seres queridos se encuentran bien, si tuvieron algún problema o si su vivienda logró sobrevivir al furioso terremoto de 8,8 grados en la escala de Ritcher, es lo que angustia, minuto a minuto, a un joven cordobés de sólo 20 años. Sus tíos, junto con sus dos primas vivían en Renaico, localidad del sur chileno, en una vivienda que hacía poco tiempo les habían otorgado.

“No hemos tenido ningún tipo de noticias de mis tíos desde el terremoto”, indicó ayer, con amargura, Martín Torrillo, quien se dedica a la locución en Córdoba. Martín está en una campaña de búsqueda, en un acto de desesperación, por todas las vías posibles de Liliana del Valle Torrillo, cordobesa de 48 años; y José Mario Sepúlveda Gómez, oriundo del país trasandino y de 50 años. Este matrimonio tuvo dos hijas, nacidas en Córdoba, sobre las cuales tampoco se conoce su paradero. Con apenas 12 años, Mariana, y Agostina, con 11, se criaron desde la crisis de 2001 en Chile, cuando sus padres fueron a buscar mejor suerte del otro lado de la cordillera.

Luego de enviar sendos correos electrónicos a la Alcaldía de Renaico y utilizar todas las redes sociales posibles para hacer conocer su inquietud sobre el destino de sus familiares, Martín mencionó: “Hace 30 horas que estamos tratando de comunicarnos, y ver que no te contestan y sale el contestador, junto con las imágenes de la tele, te agarra una desesperación terrible”. Pero no baja los brazos: “Yo estoy tratando de buscar a mi familia, que es lo más importante que tengo”. Más allá de que, en ciertos momentos, el ánimo decaiga, uno se resiste a esperar la peor de las noticias. “Uno siempre piensa en positivo pero llega un momento en que uno no sabe qué pensar, más al ver las imágenes de lo terrible del terremoto, uno dice que sea lo que Dios quiera”, siente Martín.

Además, se sumó la intranquilidad ocasionada por el viaje de turismo a Chile del hermano mayor y su pareja. “Era el doble de nervios, porque no teníamos comunicación ni con mi hermano mayor y tampoco, hasta el día de hoy (por ayer), con mis tíos”, explicó su inicial desazón. Pero logró comunicarse por teléfono con su hermano en Santiago. “Llegaron únicamente hasta Santiago; hoy a la mañana (por ayer) salían de Santiago para Mendoza en colectivo”, agrega.

Una relativa tranquilidad pesa sobre él porque tenía conocimiento, por medio de fotografías, de que la casa de sus tíos era antisísmica. “Hasta ahora no he tenido ninguna respuesta, lamentablemente, y lo más misterioso es que no sabemos nada de esa región. Ésa es la angustia. Esperamos tener noticias positivas y favorables”, finaliza.

Datos.

Vuelos a Mendoza. Aerolíneas Argentinas y SOL tienen habilitados los vuelos desde Córdoba hacia Mendoza para que, luego por vía terrestre, se pueda ingresar a Chile.
Consulado de Chile. Para averiguaciones, dirigirse a Crisol 280 de barrio Nueva Córdoba o comunicarse a los teléfonos (0351) 469-2010 ó 469-6543.
Buscador de personas. Lo puso a disposición la empresa Google. Los usuarios se encuentran con una pregunta que propone el sistema: “¿cuál es su situación?”. Y da dos opciones para escoger: “Buscar una persona” o “Tengo información sobre alguien”.
Redes sociales. En Facebook se creo el grupo “Comunicación con Chile” para que se conozcan los paraderos de desconocidos y, también, de los que ya aparecieron con vida.

Entrevista publicada en el periódico Día a Día el 1 de marzo de 2010

 

Comentarios