1045162_10201512195986445_2112355272_n

Yo soy…

 

Nacido en Córdoba un 15 de noviembre de 1982, mi madre tuvo que soportarme en su útero en pleno transcurso de la guerra de Malvinas, en el ocaso de la dictadura militar. A todo esto, mi viejo terminaba la residencia de traumatólogo.

Luego de tres años, ya con un hermano, Nicolás, nos mudamos a la ciudad de Las Varillas, conocida por la importante empresa de motos y tractores Zanello -hoy transformada en una cooperativa por sus trabajadores tras la declaración de su quiebra-.

Padecí durante años de asma pero, por suerte, unas maravillosas vacunas que me aplicaron hicieron desaparecer mi problema respiratorio.

 

 

Los cuatro años de vida me encontraron en San Francisco, una ciudad del este cordobés, fronteriza con la provincia de Santa Fe, que añoraba la pujanza industrial de los sesenta, y cuya identidad oscila entre dos caras, una que se vislumbra en la tonada santafesina y otra con los bailes cuarteteros masivos en Bomberos, por ejemplo.

Jardín, primario y secundario en el mismo colegio público, el Normal Dr. Nicolás Avellaneda. Por otro lado, en el barrio Urquiza, más conocido como el “de la papa frita”, jugábamos a diario con “la banda”, armábamos chozas, pistas de bicicross y canchas de fútbol en “campitos”.

En esa época, al momento de “salir”, disfrutar de un buen asado, ya se sentían los golpes en el bolsillo de las familias de mis amigos por el modelo neoliberal. El parque industrial sanfrancisqueño se reducía a su mínima expresión, la desocupación crecía a ritmo galopante, la pobreza y violencia marginal era notoria en la ciudad.

La práctica deportiva transcurrió entre fútbol infantil, básquet, tenis, paddle, voley; conclusión: mi destino no eran los deportes.

En mi infancia y juventud fui un “devorador” de libros. Cómo olvidarme de los geniales “Elige tu propia aventura”, Julio Verne y su “Vuelta al mundo en 80 días”, y un largo etcétera. Luego, surgen inquietudes más políticas, me atrajo la figura del guerrillero heroico. “Mi amigo el Che” de Ricardo Rojo abrió un ventanal de libros. Miguel Bonasso con “Diario de un clandestino” o “El presidente que no fue” hacia la lucha política en Argentina. El realismo mágico de Juan Rulfo y Gabriel García Márquez. “Nunca más” de la CONADEP y el polémico prólogo de Ernesto Sábato y la teoría de los dos demonios. “Sobre héroes y tumbas” y su informe para ciegos del autor del ensayo “La resistencia”. “Todos los fuegos el fuego” de Julio Cortázar, junto con sus cuentos “La autopista del Sur” o “Casa tomada”.

En el último año del secundario, con más dudas que certezas, inicié el ingreso a Ingeniería de la UTN de San Francisco. Ahí me di cuenta que las matemáticas no me gustaban lo suficiente como para dedicarme a ello. Mi interés central radicaba en las ciencias sociales, pero no tenía una rama preferida, hasta que me decidí: estudiar comunicación social. Sin tener el sueño, aún, de ser periodista, siguiendo con más dudas que certezas, obviamente.

En mis dos primeros años de universitario, viví en la casa de mi abuela, en un contexto de revueltas, tomas de la Escuela de Ciencias de la Información por el recorte presupuestario universitario de Ricardo López Murphy, el surgimiento y auge de los movimientos de desocupados -tildados como “piqueteros” y el 19 y 20 de diciembre, los presidentes que no fueron, Duhalde y su mano dura, el asesinato de Maxi y Darío. En fin, la necesidad de hacer algo.

En 2003 ingresé a estudiar Historia en la Facultad de Filosofía y Humanidades. Ahí me encontré con la propuesta de una agrupación estudiantil de ir a Villa El Libertador a dar clases de apoyo y alfabetización, de la mano de la lectura de Paulo Freire y su “educación popular”. Vinieron tiempos de estudio y militancia.

Cuando terminé de cursar, en 2006, la salida laboral más rápida eran los call center. El primer destino fue Atento Movistar. Padecimiento y sufrimiento, esas palabras sintetizan mi primer trabajo formal. Terminamos armando un gérmen sindical para los teleoperadores. Finalmente, la alta rotación de los recursos humanos nos terminó destruyendo. Al año y medio no podía ni pisar el call. Terminé renunciando.

Mientras terminaba de rendir las últimas materias de comunicación, historia quedaba cada vez más postergada, el país vivía un crecimiento económico a tasas chinas, los movimientos de desocupados perdían peso político por la recuperación del empleo y resurgía el poder de los gremios, una política de desendeudamiento, alianza estratégica con los gobiernos progresistas latinoamericanos, rechazo al ALCA en la cumbre de Mar del Plata, la visita de Fidel Castro a Buenos Aires y Córdoba, la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final implicando el enjuiciamiento de los militares del proceso en la búsqueda de memoria, verdad y justicia.

Con mis compañeros de estudio, logramos terminar la tesis “La relación entre el Estado y las Organizaciones Sociales en una política público de comunicación comunitaria. Las representaciones colectivas sobre lo público en la experiencia del programa de publicaciones barriales CONTALO VOS”, obteniendo gratamente nuestro título de licenciados.

Luego,  me tocó incursionar en la venta de tiempos compartidos del grupo denominado en Villa Pirén, durante fines de 2007. Fueron cuatro meses encerrado en un casa, recibiendo a los clientes en el show room y tratando de venderles 30 semanas de vacaciones por medio de su tarjeta de crédito. Aprendí el arte de la venta y también, como la militancia, a romper un poco con mi timidez. Ya estaba dispuesto a hacer cualquier cosa frente a cualquier persona.

A la presidencia de la Nación llegaba Cristina Fernández, esposa de Néstor. En aquel entonces, en principios de 2008, ingresé a Jazzplat, para la venta telefónica a empresas de España.

Paralelamente, el país explotaba por la oposición y cortes de rutas por parte de los productores / exportadores de soja a las retenciones móviles, la polémica resolución 125. Julio César Cleto Cobos, el vicepresidente, y su famoso voto “no positivo”, la acción destituyente de la oligarquía, el odio irracional.

En este contexto, junto con estudiantes y egresados de comunicación social, nos propusimos crear un portal de noticias, con una mirada crítica, alternativa y progresista de las problemáticas de Córdoba y de Argentina. De este modo, nació CbaNoticias, un medio digital de noticias donde apuntábamos a construir “un proyecto democrático y colectivo que desarrollara una práctica periodística con espíritu crítico, alternativa al discurso dominante y comprometida con la realidad que vive nuestro país y el continente”.

Nos transformamos en un incipiente y novedoso medio de comunicación, que fue creciendo en forma constante, y sus informes periodísticos avanzando tanto en calidad y cantidad. Logramos conformar un grupo de trabajo periodístico con gran iniciativa y empuje para instalar la propuesta en la sociedad cordobesa.

 

Ya incursionando en pleno 2009, participé del Concurso Rodolfo Walsh organizado por el CISPREN, obteniendo una segunda mención especial con la publicación de la nota “Rebelión en Contact Center de Córdoba”, que reflejaba la grave situación que padecen los miles de trabajadores de los contact center de Córdoba, y sus incipientes luchas gremiales a partir de la toma de Próximo Contact Center.

Durante ese año, cada vez más asentado en Córdoba y enamorado de la ciudad, comencé a trabajar en el Área de Comunicación Popular de la Secretaría de Extensión de la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba.

Fue un año donde el debate de la nueva ley de medios audiovisuales, superadora de la heredada de la dictadura militar, atravesó a todos los profesionales de la comunicación y a la sociedad en su conjunto.

Luego, a fines de 2009, fui convocado a realizar una cobertura de verano para el periódico Día a Día, en la sección Policiales, principalmente. Una experiencia profesional inolvidable e intensa. De aquellas que te permiten ampliar el horizonte de lo posible.

Desde abril de 2010, hasta abril de 2012,  me desempeñé en el Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba, como encargado de la comunicación interna y externa del colegio profesional, la edición general de la revista semestral Dialogar y de la revista científica Nuestra Ciencia, la administración de la página web, administración de las redes sociales (community manager) y el envío de boletines digitales en forma semanal.

Para continuar creciendo en la formación académica y profesional, durante el 2010, realicé la especialización en periodismo digital en el Colegio Universitario de Periodismo. Esta especialización se cursaba los sábados de 9 a 13 horas. No fue fácil.

CbaNoticias cumplió un ciclo y a principios de 2011 dimos por finalizada la experiencia. No hay mal que por bien no venga, dicen los que saben.

12592380_10209520052297848_6238121952299953293_n

En abril de 2012, ingresé a los Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la Universidad Nacional de Córdoba. Más precisamente a trabajar en el portal de noticias cba24n -www.cba24n.com.ar-. Lo cual es una gran satisfacción porque me impulsa a seguir profundizando el periodismo digital. Por otro lado, considero que tiene un gran potencial este nuevo medio digital público, que nació en junio de 2011.

En 2013 lanzamos un programa tecno en el canal de noticias Cba24n, llamado Cba3.0. Realizamos cientos de notas a desarrolladores, emprendedores e innovadores de Córdoba.

Finalmente, en 2015, en los SRT se abrió un área específica para redes sociales, de la cual fui designado responsable. Creamos un manual de uso para la empresa.

En diciembre de 2015, el contexto político cambió, literalmente, con el arribo a la presidencia de Mauricio Macri. El rumbo de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) también cambió y, por ello, los SRT tuvieron nuevas autoridades.

Mis tareas en 2016 tienen nuevos desafíos. Centrarme en las redes sociales de dos programas con anclaje territorial: Bien Despiertos y Bien De Córdoba por Canal 10.

Con la mira puesta en las “narrativas transmedias”, buscamos crear contenidos para las múltiples pantallas digitales y publicamos contenidos en las redes en la pantalla. Interacción y sinergia entre las redes sociales y la pantalla televisiva. Esa es mi tarea: la participación de televidentes a través de las redes sociales.

Mientras el país se dirige hacia un proyecto que apunta las relaciones internacionales hacia un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, la apertura de importaciones y exportaciones, o sea, liberalizar la economía.

La historia dirá.


Curriculum Andres Oliva

Comentarios